Cómo cultivar marihuana en exterior paso a paso

Cómo cultivar marihuana en exterior paso a paso

Cómo cultivar marihuana en exterior paso a paso

 

Cuando llega el buen tiempo, seguro que has tenido la idea de saber cómo cultivar marihuana en exterior paso a paso. No te preocupes que te transmitimos nuestra experiencia en el mundo del cannabis para que tu cosecha sea un éxito fácilmente.

Cómo cultivar marihuana en exterior paso a paso

Bueno, nos ponemos manos a la obra para explicarte cómo cultivar marihuana en exterior paso a paso.

¿Cuándo plantar marihuana en exterior?

Lo ideal es comenzar entre marzo y mayo, en primavera, cuando los días y las horas de luz se alargan. 

Las plantas necesitan dieciocho horas de luz en la fase de crecimiento por lo que es necesario aprovechar las horas de la primavera. Respecto a la floración, con doce horas sería suficiente, llegando a finales de junio, cuando los días son más cortos.

No obstante, dependiendo de tu zona, quizás sea necesario comenzar el cultivo más tarde para evitar heladas o nieves. En este caso, arranca en abril o mayo. Si es cálida, puedes comenzar en marzo para recoger la cosecha antes 😊

Selecciona el lugar adecuado 

Busca una espacio soleado para aprovechar las horas de luz, evitando las sombras en zonas cálidas. Si vives en una zona fría, ocurrirá lo mismo, prestando más atención para mantener las plantas con la máxima temperatura, eludiendo las sombras y espacios fríos.

Para cultivar marihuana en exterior, puedes aprovechar un invernadero para evitar la lluvia Clic para tuitear

Intenta fortalecer el tallo de tus plantas para luchar contra el viento, puedes aprovechar abonos fortificantes o tutores.

Te recomiendo conservar las plantas en el primer mes del cultivo en el interior para que se desarrollen lo suficiente, consiguiendo un tallo grueso, sacándolas al exterior más tarde, siendo más fuertes para luchar contra el viento o animales.

Germinación de la marihuana en exterior

Debes elegir tus semillas adaptadas al cultivo de exterior. Si eres principiante, contacta con nosotros y te ayudaremos a decidir según tus necesidades. Cuando las plantas hayan germinado, colócalas en un jiffy. Con el crecimiento de las primeras hojas, teniendo un tallo más fuerte, pásalas a las macetas. 

Elección de macetas 

Tienes dos opciones, utilizar una maceta para el cultivo o una más pequeña para pasar las plantas a la grande en la fase de crecimiento. Es más aconsejable esta última opción para fortalecer el sistema radicular, consiguiendo más fuerza en floración. 

Elige macetas grandes (50 L.)  para que la planta crezca lo máximo posible con asas y color blanco, intentando mantener la temperatura.

Si decides cultivar en el suelo, coloca los esquejes en una maceta pequeña hasta conseguir buenas raíces, pasándola al suelo más tarde. 

Sustratos 

Respecto a los sustratos, dependerán de los abonos para elegirlos, puedes utilizar los sustratos abonados para tu comodidad sin usar fertilizantes en el crecimiento. Para plantas pequeñas o esquejes, busca un sustrato más ligero y no quemarás las raíces.

Consigue tierra de calidad para lograr un buen enraizado. Las plantas absorberán los nutrientes para desarrollarse y florecer al máximo.  

Marihuana plantas de exterior

Habiendo visto los factores que influyen para saber cómo cultivar marihuana exterior paso a paso, valora los cuidados para tener éxito en tu cosecha.

Riego

En el inicio del cultivo, las plantas necesitan menos agua (marzo-mayo) porque la temperatura es menor. En verano, llegando a floración, necesitarán más agua, aumentando el riego.

Cuando la tierra está seca, debes regar tus plantas, principalmente en los meses de verano.

Luz

Si tienes suficiente luz, tendrás asegurada gran parte de la cosecha. Acuérdate de colocar las cepas en zonas soleada para conseguir un buen crecimiento con muchas flores. 

Abonos

Tienes dos opciones:

  1. Minerales: son químicos, conseguirás más producción pero no abuses del abono. Recuerda hacer el lavado de las raíces para lograr un buen sabor de tu maría.
  2. Orgánicos: no afectan al sabor al ser naturales pero la producción es menor.

Puedes alternar los riegos, utilizando agua y fertilizante para no cargar el cultivo.

Para fortalecer las plantas, puedes utilizar los estimuladores de raíces para absorber los nutrientes y conseguir un crecimiento fuerte. Más tarde, con los estimuladores de crecimiento, crearás una estructura ramificada y gruesa. 

Fungicidas e insecticidas

Puedes usarlos de forma preventiva para evitar plagas. En caso de tenerla, lo importante es actuar lo antes posible para que las plantas sufran el menor daño. 

 

¿Tienes alguna duda? Cómo lo haces en tu cultivo de exterior… Por otro lado, siempre tendrás la opción de hacer un indoor casero. Anímate y comenta la publicación, muchas gracias. 

Sin comentarios

Publica un comentario